CALCULADORA de IMC


This movie requires Flash Player 9

Testimonios

 

– Mi madre fue una excelente cocinera, pero cocinaba al estilo antiguo, con mucha grasa y carbohidratos. Yo fui creciendo viendo como mis hermanos se mantenían delgados y yo siempre me veía gordita, pero a mi solo se antojaba comida que mis hermanos no comían.

– Mi vida fue marcada por la muerte de mis padres, mis hermanos y yo tuvimos que trabajar desde muy pequeños. Yo me sentí muy sola y comencé a comer y comer, todas las cosas tristes que pasaban en mi vida me llevaban a comer. Cuando me case comencé a hacer dietas para estar mejor con mi marido, pero no funciono, me divorcie y volví a subir de peso, finalmente alguien me recomendó la cirugía bariátrica, después de un tiempo de investigar me decidí y me sometí al bypass gástrico. Ahora si estoy logrando cambios en mi vida y espero que esto sea duradero.

– Parecía que la vida estaba llena de altos, bajos y curvas. Pero esta vez dije que no fallaría. Le pedí fuerzas a Dios y ayuda para mantenerme enfocada. Fue difícil, y muchas personas me dijeron que era imposible, que volvería a ganar el peso que perdí. Después de la cirugía empecé a querer a la mujer en la que me estaba convirtiendo, por dentro y por fuera. Aún tengo un largo camino por recorrer, pero estoy determinada a lograrlo.

– La razón por la que quiero compartir mi experiencia es para que si otras personas obesas lo leen, se sentirán menos solos, sabiendo que muchos otros han tenido pensamientos, sentimientos y experiencias similares y han pasado por lo mismo.

– Cuando elegí someterme al bypass gástrico no me di cuenta que decisión tan radical y permanente había tomado, y el efecto que ésta tendría en mi vida. Mientras me acostumbraba a una nueva manera de pensar, de comer y de ser, tome una actitud de sobreviviente; de alguien que se aferra a la vida con sus propias manos, renunciando al abrazo de la muerte suficiente tiempo para tomar el siguiente sorbo autorizado de agua o un pequeño bocado de comida.